• image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image

El sistema de pensiones y el neoliberalismo

El sistema de pensiones y el neoliberalismo

Uno de los puntos de la ultimas protestas en Chile es en torno al sistema de pensiones, el cual con la aplicación del neoliberalismo se privatizo.

foto de La República

AFP en Chile admite errores: en Perú se busca elevar aportes

Jubilación. Administradoras privadas señalan que las rentabilidades de los fondos no son el problema de la baja pensión, sino los escasos depósitos al sistema y el factor demográfico.

 

Analicemos ello

En el Consenso de Washington se plantea la privatización del fondo de pensiones. Primero se dio en Chile con Pinochet y luego se extendería a muchos países. 30 años después de su aplicación se expresa muchos problemas, como la baja cobertura, bajos ingreso de pensiones, mientras las empresas obtienen altos rendimientos. Se dice que el objetivo es “previsional”, pero en la práctica ha beneficiado a un puñado de grandes empresas, por ello se expresa fuerte debate a nivel internacional y nacional. Señalemos los puntos más importantes del debate.

En primer lugar, se discute el tipo de fondos de pensiones: colectivos o individuales. Este es un gran debate a nivel internacional. Son dos sistemas de pensiones diferentes.

En el mundo predomina el sistema colectivo, en la misma Europa y EE. UU predomina ello. ¿Por qué? Por el origen que tienen en la Alemania del siglo XIX. El economista Bruno Seminario lo plantea: “Aunque Bismark y el nuevo káiser eran profundamente conservadores, también comprendían que la protección social de los trabajadores era indispensable.

 

No solo era un derecho sino una forma eficaz para contener los conflictos sociales”. Véase así su origen: contener conflictos sociales. En ese tiempo, para las pensiones, se daba los aportes del trabajador, del capitalista y del Estado. Un siglo después, con el neoliberalismo se plantea que solo el trabajador debe velar por su vejez.

Los neoliberales prometieron: cuentas individuales para “solucionar la injusticia contra el esfuerzo personal”, reducir los costos administrativos “ya que el Estado es un ente burocrático”, y que las tasas de cobertura (cantidad de personas afiliadas al sistema de pensiones) aumentaría.

Pero nada de ello ocurrió, es más en Chile, origen de las AFP, la población busca volver a los fondos colectivos, dada las altas de tasas por comisión que cobran las AFP y las bajas pensiones que reciben. Bachelet, en su gobierno, planteo como solución la AFP publica, pero ello solo solucionaba el problema de las altas tasas de comisión, el problema de los fondos individuales se mantenía.

Stiglitz planteaba:

“A pesar que toda la sociedad está pagando ese enorme costo, aquí el que gana, ciertamente, es el sector financiero”.

Si bien es cierto que en Europa hay un sistema mixto, la base del fondo de pensiones son los fondos colectivos, y de modo complementario a este existe el fondo de capitalización, donde las personas voluntariamente pueden depositar, como en Alemania.

En nuestro país estos fondos no se complementan, sino por el contrario se oponen. Bruno Seminario plantea: “Son dos sistemas de valores que no se complementan… es decir, existe a nivel de la política nacional previsional una dualidad de fundamentos”. Se expresa así el debate.

En segundo lugar, se discute a nivel mundial el aumentar la edad de jubilación. Esto está ligado a los fondos colectivos. ¿Cuál es el problema? Dado un mayor envejecimiento de la población, la generación más joven no puede sostener el pago de pensiones de la generación anterior. Ante este problema el FMI plantea el aumentar la edad de jubilación en 5 años. Propuesta que ha llevado a protestas masivas en países como Francia.

En tercer lugar, se plantea regular las AFP. Esto para los países que tienen fondos de pensiones privados. ¿Por qué las potencias imperialistas no tienen fondos privados como base? Por los conflictos sociales, dado que las AFP lejos de resolver el problema de las pensiones, lo ahonda. ¿Qué problemas trae las AFP? Por un lado, las altas comisiones.

Krugman planteaba:

“La privatización disipa una parte relevante de las contribuciones de los trabajadores dadas las tasas que cobran las empresas de inversión”. Ver que, si uno gana un sueldo de 1000 soles, la AFP se queda con 100 soles, y por ese trámite se quedan con 16 soles más por “comisión”. Ni siquiera los bancos explotan tanto, dado que por lo menos pagan un interés (2%).

Félix Jiménez plantea:

“Se puede mostrar fácilmente que si los descuentos previsionales de nuestras remuneraciones se depositan en una cuenta a largo plazo de un banco… la capitalización de estos ahorros habría sido mayor que lo que contabiliza periodo tras periodo las AFP”.

Por otro lado, está el tema de las bajas pensiones, que en nuestro país es mucho menos que el sueldo mínimo, mientras las AFP ganan millones.

Pedro Francke dice:

“han ganado varias veces su inversión, y hace décadas recuperaron lo que invirtieron…”.

Además, que no se sabe muchas veces donde van los fondos, y muchas veces se especula en la Bolsa de Valores, y en caso ganan, las AFP ganan, y si pierden, los fondos de pensiones pierden, las AFP nunca pierde. Según algunos datos cerca del 25% de fondos van a empresas o bancos relacionadas a las AFP. Campodónico plantea: “los dueños son siempre los mismos y orientan los fondos tomando en cuenta criterios de rentabilidad que les son propios”.

Al final la llamada “capitalización” que declamaba el neoliberalismo es “capitalización” pero para las grandes empresas. Por ello Campodónico planteaba que el fondo de pensiones debe llamarse de “fomento al mercado de capitales”. La regulación no existe o es casi nula.

En cuarto lugar, sobre las pensiones contributivas y no contributivas. Hasta ahora hemos visto las pensiones contributivas, dado que tanto la AFP y la ONP son fondos contributivos, en donde sí se contribuye se obtiene una pensión. En la primera va a un fondo individual, y la segunda a un fondo colectivo.

Pero ocurre lo siguiente: en países como el nuestro existe una alta tasa de informalidad, y hace que la gran mayoría no tenga un trabajo donde se aporte a un sistema de pensiones.

Es así, que se hace necesaria la intervención del Estado para apoyar a las personas de más de 65 años que no han tenido acceso a un fondo de pensiones, a ello se le llama una pensión no contributiva.

En el Perú esta pensión no contributiva se da con Pensión 65. Y esto no solo ocurre en el Perú, sin ir más lejos en Chile, el sistema de cobertura de las AFP solo llega al 40% de jubilados, el otro 60% recibe una pensión no contributiva del Estado.

Veamos más a detalle cómo se divide las pensiones en el Perú: son 4 mecanismos, pensión 65, ONP, AFP, y los que no estén en ninguno de ellos, los economistas asumen que los cuida sus familias (hecho que muchas veces no se da).

Porcentaje de pensionistas:

Pensión 65: 22%

ONP: 17% 

AFP: 4%

Familias: 58%

Es así que, viendo los datos, y teniendo en cuenta el tipo de economía primario exportadora, y donde predomina la informalidad, algunos economistas plantean que los fondos contributivos no pueden garantizar el fondo de pensiones, y que se debe buscar mayor participación de los fondos no contributivos.

En el caso de la familia, es variable, depende de la situación socioeconómica, pero con la migración hay muchos pueblos en la sierra donde la mayoría son personas de más de 65 años, por lo que se hará más urgente las pensiones no contributivas. La misma ONU plantea dentro de su “Agenda Sostenible para el 2030” la necesidad de una protección social mínima.

Aunque hay otros economistas ligados a la Gran burguesía, como Hernando de Soto, que plantean aumentar la base pensionaria obligando a los trabajadores informales que emiten recibo por honorarios entren a un sistema de pensiones.

Así se va expresando el debate.

Evidentemente existen otros debates y planteamientos, como el de que las pensiones contributivas a los fondos colectivos tengan su base en impuestos, u otros de que el sistema bancario entre como administrador de los fondos individuales para romper el monopolio de las AFP; existe ese debate, pero ya son debates secundarios.

¿Qué podemos sintetizar hasta ahora?

Partir en primer lugar que debe reconocerse que las pensiones son un derecho, y en la cual no solo el trabajador, sino los capitalistas y el Estado deben aportar.

En segundo lugar, dado nuestro tipo de economía, donde más del 70% es informal, se debe establecer un sistema de fondos no contributivos como base, y un sistema contributivo de fondos colectivos como complemento y que sea voluntario para los trabajadores, tanto formales e informales.

 

 

 


 

Lineamientos Programáticos

CIDH-Denuncia al Estado peruano

Compartimos la demanda de la

Coordinadora Internacional de Solidaridad y por la Libertad de los Presos Políticos

presentada ante la

Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

porque somos parte del colectivo al cual se persigue y vulnera los derechos fundamentales.

Ver el documento

Buscar

Por Reconciliación Nacional

MOVADEF Facebook