¡Al BICENTENARIO CON AMNISTÍA GENERAL!

¡Al BICENTENARIO CON AMNISTÍA GENERAL!

Luego de más de medio siglo de heroica lucha de nuestro pueblo por la emancipación, el 28 de julio de 1821 se proclamó la independencia de nuestro país, lo que fue sellado en la batalla de Ayacucho en 1824, este hecho político y militar tuvo el mérito de romper con el dominio del imperio español.

Hoy a casi doscientos años de aquellas gestas libertarias, corresponde preguntarnos ¿Cómo está nuestro país?

Se encuentra en una profunda crisis política, económica y social, con un Estado en descomposición por sus propias contradicciones internas y con una “democracia” frágil y al servicio de un pequeño grupo de ricachones que comandan el destino de nuestra patria.

En todo este periodo, desde la emancipación, nuestro país se mantuvo engrilletado al imperio inglés que desplazó al español y luego fue sometido al dominio del imperialismo yanqui que hasta hoy es nuestro principal agresor, sometimiento que ha impedido que el Perú pueda desarrollar su economía con una industria propia, siendo condenado hasta hoy a mantener una estructura productiva primaria exportadora, una economía de extracción posponiendo la necesaria industrialización, todo esto con el aval de los que mandan y explotan en nuestro país.

Los recursos naturales de nuestras tierras no se han puesto al servicio de las grandes mayorías populares ni en función del desarrollo de nuestra joven nación, sino que han sido y son rapiñadas por transnacionales, por monopolios imperialistas que acrecientan sus capitales esquilmando nuestros recursos naturales, afectando nuestro ecosistema y sobreexplotando la fuerza de trabajo del proletariado y pueblo peruanos.

En las últimas décadas, con la imposición del largo plan neoliberal, se profundizó el saqueo de nuestras riquezas y se agravó la situación económica, política y social del pueblo, con recortes de beneficios, derechos, conquistas y libertades democráticas, con negación de derechos laborales, con vulneración de derechos fundamentales que cuestionan incluso la propia condición y dignidad de las personas.

A casi doscientos años de la fundación de la República del Perú, la mayoría de ciudadanos que conforman EL PUEBLO, tienen un conjunto de necesidades básicas sin satisfacer y que arrastran por décadas, muchos no tienen vivienda por lo que buscan cobijo en las faldas de los cerros o en las orillas de ríos, y quienes a duras penas han logrado tener un techo, carecen de elementales servicios básicos como: agua y desagüe, luz y ni que hablar de la conectividad a internet; el derecho a la educación continua siendo negado para las mayorías populares, pues lo han convertido en mercancía.

Lo mismo ocurre con la salud, situaciones que la pandemia por el COVID-19, acabó de desnudar, decenas de miles han fallecido por está desatención estatal, en ocho meses han fallecido más que durante los 12 años de guerra interna que vivió nuestro país; el hambre los golpea afectando su vida y salud, debilitando su sistema inmunológico e incrementado la cantidad de desnutridos y tuberculosos, donde nuestra niñez, el futuro de la patria son los principales afectados. 

Así mismo, se les niega el trabajo, de largos años de trabajo precario y mal remunerado, han pasado a una desocupación galopante que hoy es el principal problema que le aqueja.

Así en concreto, en ya casi doscientos años de vida republicana, nuestro país, sigue dependiendo del imperialismo que depreda nuestros recursos naturales y nos oprime, y el pueblo peruano sigue enfrentando una vil explotación y opresión, se le ha negado su bienestar y condenado a vivir en el hambre, miseria y aherrojado a la ignorancia.

Mientras que, el puñado de la clase dominante siguió acumulando capital con la plusvalía que arranca del proletariado y trabajadores,  incrementando  sus riquezas, tal como lo hemos visto en las últimas décadas usufructuando del crecimiento económico o en la propia pandemia con los inauditos incrementos  de precios de medicinas, oxígeno o la usura de los banqueros, con el aval del gobierno y al amparo de un  orden jurídico constitucional neoliberal.

Con ese mismo aval, se ha profundizado la rapiña de nuestros recursos mineros, gasíferos, de la flora y fauna, etc., nuestro país ha perdido soberanía sobre nuestros recursos naturales, así como de sectores estratégicos de nuestra economía pues se encuentran hipotecados a los monopolios imperialistas, impidiendo el desarrollo de una industria peruana , destruyendo el agro y la producción nacional.

Así la Constitución existente es antipueblo y antinaciòn, por lo que, es urgente ser cambiada por una nueva que sirva al pueblo y al desarrollo de nuestra nación.

Necesario es resaltar que, viendo el proceso de nuestra historia, el pueblo nunca ha dejado de luchar, siempre ha luchado de diversas formas y niveles, se ha acunado y avanzado conquistando reivindicaciones, derechos y libertades con sus luchas, nada le ha caído del cielo, todo lo ha conquistado con lucha y derrochando heroicidad, ha avanzado superando reveses, fracasos y derrotas, creemos que nuestro pueblo es la real fuerza motriz que hará avanzar su camino y nuestra nación en beneficio de toda la sociedad.

Nuestra nación requiere consolidarse, necesita desarrollarse con independencia económica y política, necesita desarrollar una industria propia para que se impulse la producción nacional y las libertades económicas para el pueblo, necesita que se democratice nuestra sociedad para que se restituyan derechos y libertades conculcadas al pueblo en los últimos años, requiere que se acabe la política de odio, venganza y persecución y se cierren las heridas aún abiertas derivadas del último periodo de confrontación bélica que vivió nuestro país.

A portas del Bicentenario, encontramos un país fragmentado, los recientes hechos que agravaron la crisis política, no solo confirman la aguda pugna entre los que mandan en el país, sino también prueban que tenemos un país dividido, lo que evidentemente socava la consolidación y desarrollo de nuestra nación, situación que debe acabar, en ese sentido, reiteramos la necesidad de pugnar y servir a una Verdadera Reconciliación Nacional, la que debe pasar por una Amnistía General para civiles, policías y militares, se requiere agudizar la mirada para asumir esta necesidad histórica poniendo por delante el interés de la nación, del pueblo y de la sociedad peruana en su conjunto.

¡POR UN PAÍS RECONCILIADO HACIA EL BICENTENARIO!

¡AMNISTIA GENERAL Y RECONCILIACION NACIONAL!

¡BASTA DE PERSECUCIÓN!

¡AMNISTIA GENERAL!

 


 

Buscar

Por la puesta en libertad

Apóyanos con tu firma en la petición de libertad para las personas injustamente detenidas

O copiar el enlace para compartir

http://chng.it/hSrTjtrj

 


 

¡MOVADEF AL 2021!

  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • Por una Nueva Constitución
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • Por una Nueva Constitución

Coronavirus en el pueblo peruano

 

Análisis Régimen Económico - Debate

Análisis del Régimen Económico

Frente al neoliberalismo explotador de nuestro pueblo y de nuestras riquezas, su implantación en nuestro país, la relación con la política imperialista.

Síntesis de nuestras propuestas:

  • Fijar una matriz energética que nos permita un mayor proceso de electrificación. Plantear como necesidad nacional la industrialización de minerales estratégicos, que sirva tanto a la industria y la agricultura.
  • Promover la industria nacional, priorizando la industria pesada y semipesada, estableciendo cadenas productivas a lo largo del país.
  • Llevar a cabo la tecnificación y promoción de la agricultura en todo el país.
  • A puertas del Bicentenario, resolver los problemas pendientes como nación, desarrollar la industrialización de todo el aparato productivo (especialmente sectores estratégicos) y que nos permita una mayor soberanía.

Ver el documento

Análisis Régimen Laboral - Debate

Análisis del Régimen Laboral

La política neoliberal aplicada en el Perú desde hace casi 30 años,

es el sustento ideológico, político y económico que ha llevado a todo el

proceso de negación de derechos laborales del pueblo.

  • Las Cartas constitucionales.
  • El régimen laboral en diferentes sectores.
  • Banderas de lucha. Nuestra propuesta.

 Ver el documento

Lineamientos Programáticos

CIDH-Denuncia al Estado peruano

Compartimos la demanda de la

Coordinadora Internacional de Solidaridad y por la Libertad de los Presos Políticos

presentada ante la

Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

porque somos parte del colectivo al cual se persigue y vulnera los derechos fundamentales.

 

Ver el documento

Por Reconciliación Nacional